Cómo funciona la UVC

No importa cuánto lo intentes, tarde o temprano la saliva, las partículas de suciedad y los patógenos transportados por el aire terminarán en el agua de tu gato. Si suficientes de ellos habitan en la fuente de tu gato, tu gato podría enfermarse. La luz UVC evita que se multipliquen virus, bacterias o mohos. Esto significa que, si algún patógeno entra en el agua de tu gato, nunca habrá suficientes como para que afecten negativamente la salud de tu gato.

Tu gato ni siquiera sabrá que está ahí

Los rayos UVC no afectan la temperatura ni el sabor del agua de tu gato, ni llegan al exterior de la fuente. Como el esterilizador de nuestra Fuente Inteligente PIXI se encuentra en el centro de la pared posterior del depósito, dentro de una carcasa de plástico, el alcance de los rayos UVC está perfectamente controlado y optimizado para obtener la mejor calidad de agua posible. Las pruebas de laboratorio confirman que, a 10 cm de la unidad, no se pueden detectar rayos, lo que garantiza que tu gato no se expondrá a ningún nivel de UVC. De este modo, aunque el esterilizador hace un trabajo increíble, tu gato nunca sabrá que está allí.

Tu gato ni siquiera sabrá que está ahí

Certificaciones como guinda del pastel

En Catit, estamos muy orgullosos de nuestros productos. El esterilizador UVC utilizado en la Fuente Inteligente Catit PIXI sigue las normas más estrictas impuestas por la Fundación Nacional de Saneamiento de EE. UU. Además, la unidad de esterilización ha sido certificada por SGS, la empresa líder mundial en inspección, verificación, pruebas y certificación, por eliminar hasta el 99% de las bacterias. Puedes estar seguro: ¡tu gato y su agua potable están en buenas manos!

Certificaciones como guinda del pastel