1. Temas destacados
  2. Comportamiento de los gatos

¿Se puede entrenar a todos los gatos para que lleven una correa?

Bueno, la mayoría de los gatos pueden, aunque algunos gatos aceptan mejor las nuevas experiencias que otros. Si tu gato no suele salir y se asusta con cada sonido extraño que escucha, probablemente nunca disfrutará de que lo saques a pasear.

Antes de empezar

Lo más importante que debes saber es que nunca debes enganchar una correa a un collar para gatos común. Utiliza siempre un arnés especial para gatos, que puedes encontrar en cualquier tienda de mascotas. Además, deberás preguntarte si tu gato se beneficiaría de salir a pasear con una correa. Si la respuesta es sí, ¡ya puedes comenzar!

Antes de empezar

Acostumbra a tu gato al arnés

  1. Estando dentro de casa, colócale el arnés con cuidado, sin atarle ninguna correa. A algunos gatos no les importará esto en absoluto, mientras que otros se harán los muertos.
  2. Premia a tu gato con algunas golosinas para gatos, independientemente de su respuesta, y retira lentamente el arnés.
  3. Repite los pasos 1 y 2 hasta que tu gato se sienta cómodo usando el arnés.

Añadiendo la correa

  1. Ahora, engancha una correa al arnés y sigue a tu gato por la casa sin tensar la correa.
  2. A continuación, coloca la correa en el suelo y deja que tu gato arrastre la correa detrás de él mientras se mueve libremente por la casa. Esto lo acostumbrará a que la correa tenga un poco de tensión. Supervisa siempre este paso, ya que la correa podría engancharse prácticamente con cualquier objeto.
  3. Levanta la correa y sigue a tu gato como lo has hecho en el paso 4. Esta vez, trata de guiarlo con cuidado en una dirección determinada tirando suavemente de la correa.
Añadiendo la correa

¡Vamos a la calle!

  1. Una vez que tu gato se sienta cómodo caminando con una correa por dentro de casa, atrae a tu gato al exterior con un snack para gatos y trata de pasearlo, preferiblemente en un área segura, como en tu jardín, o terraza.
  2. Si se siente cómodo con una correa en un zona segura, puedes intentar llevártelo a la calle. Sin embargo, trata de evitar las calles con mucho tráfico.

No fuerces a tu gato

Ten en cuenta que muchos gatos se asustan con los ruidos fuertes, como el sonido de los coches o el ladrido de los perros. Si tu gato se asusta, no lo obligues a quedarse en la calle contigo. Llévatelo a casa, donde se siente seguro, y vuelve a intentarlo más tarde.