1. Temas destacados
  2. Cosas de gatos

No puedes juzgar a un gato por su pelaje

Muchas personas se sienten tentadas a elegir un gato en función de su apariencia. Sin embargo, hay mucho más en un gato que solo su apariencia. De hecho, es increíblemente importante que la personalidad de tu gato sea compatible con la tuya. Mascotas con personalidades incompatibles con las nuestras son precisamente la razón por la que miles de animales terminan en refugios cada año.

¿Debería adoptar o comprar?

Por supuesto que estamos a favor de la adopción. Nuestra gata de la oficina, Pixi, fue rescatada por un refugio para gatos, y ahora pasa sus días con nosotros en la oficina (está muy mimada). Sin embargo, es importante tener en cuenta qué tipo de gato se adapta a tu estilo de vida en términos de personalidad. Con los gatos rescatados, su personalidad puede ser más incierta que con los gatos de pedigrí, y con los gatitos nunca se sabe cómo evolucionará su carácter mientras crecen. No olvides que, con la socialización adecuada y mucho cariño, casi todos los gatos serán un gran animal de compañía.

gata de la oficina, Pixi

Las diferencias en las razas de gatos

Los gatos de pedigrí generalmente se crían por su apariencia, aunque esta concentración de ciertos genes a menudo también crea una personalidad típica en cada raza de gato. Tomemos el Bengalí y el Persa, por ejemplo. Ambos son mascotas increíbles, pero su temperamento no podría ser más diferente. Los gatos persas son súper relajados y dóciles, pero su pelaje largo y suave requiere mucho cuidado. Los Bengalís, por otro lado, son increíblemente curiosos y súper activos, mientras que su pelaje apenas requiere ningún tipo de cuidado. Así que, antes de decidirte por una raza, ¡asegúrate de investigar! El hecho de que tu gato Bengalí se vea como un leopardo en miniatura podría no compensarte que salte y corra por todos lados, manteniéndote despierto por la noche con sus maullidos penetrantes.

Maine Coon
Maine Coon
Bengal Kitten
Bengal
Britisch shorthair
Britisch Shorthair

Gatos y niños

Si tienes niños pequeños en casa, esto definitivamente es algo a tener en cuenta al tener un gato. Los gatos adultos pueden defenderse cuando tu hijo los trata con demasiada brusquedad, mientras que un gatito puede resultar gravemente herido por un niño travieso. Es por eso que los niños siempre deben ser supervisados ​​cuando estén cerca de las mascotas. Además, asegúrate de que todos los miembros de la familia humana estén libres de alergias a los gatos. Si desconoces si alguien es alérgico, visita a tu futuro gatito o gato antes de tomar cualquier decisión.

Gatos y otras mascotas

Los gatos a menudo se describen como animales solitarios, pero la mayoría de ellos compartirán felizmente su hogar con otras mascotas, incluidos perros y otros gatos. Aún así, los gatos son territoriales y necesitan su propio espacio. Si tienes varios gatos, asegúrate de que todos tengan sus propios escondites y, si tienes perros, asegúrate de que tu gato pueda alejarse de ellos.

Gatito a tus otras mascotas

Los gatos también necesitan tu tiempo y atención.

Al igual que la mayoría de las mascotas, los gatos requieren tu tiempo. Tienes que darles de comer, jugar con ellos, limpiar sus cajas de arena, llevarlos al veterinario, etc. ¡Y no te olvides del tiempo de calidad! Si no puedes molestarte en dedicarle unos momentos de cada día, es posible que los gatos, o incluso cualquier mascota, no sean adecuados para ti. En segundo lugar, algunos gatos pueden mostrar comportamientos no deseados como rascar los muebles, rociar pis o pelear. Aunque la mayoría de estos problemas se pueden resolver con bastante facilidad, tendrás que esforzarte para enseñarles. Y finalmente, todas las mascotas, incluidos los gatos, cuestan dinero. Tendrás que comprarles comida, arena, juguetes, camas, etc. adecuados, además, tendrás que llevarlos a una visita anual al veterinario, o incluso con más frecuencia si se enferman o se lastiman.

Considerándolo todo: piensa antes de adoptar o comprar un gato, y pregúntate si puedes darle a un gato lo que necesita. Pero al final, ¿no crees que todo vale la pena por el amor, cariño y compañía que un gato puede darte?