1. Temas destacados
  2. Cosas de gatos

Los reyes de Egipto

En el Antiguo Egipto, las cosas iban bien para los gatos negros. Fueron adorados, al igual que sus amigos más coloridos. El antiguo dios egipcio de los gatos, llamado Bastet, a menudo era retratado como una mujer con la cabeza de un gato negro, por lo que nuestros felinos negros no tenían nada que temer.

El antiguo dios egipcio de los gatos, llamado Bastet
Antiguo Egipto

El mítico Gato Sìth

En la mitología celta, sin embargo, existía una leyenda sobre una criatura llamada Gato Sìth. Se decía que el Gato Sìth se parecía a un gran gato negro con una mancha blanca en el pecho. La leyenda dice que el Gato Sìth podía robar el alma de una persona antes de que los dioses pudieran reclamarla, pasando por encima de un cadáver antes del entierro. Por eso, las personas hacían turnos para mantener a la criatura mítica alejada de los cadáveres.

Gatos negros y brujas

En la Edad Media en Europa, los gatos negros a menudo se asociaron con las brujas. En la década de 1560 en Lincolnshire, Inglaterra, en una noche sin luna un padre y su hijo viajaban cuando un gato negro se cruzó en su camino. Apedrearon al gato, hasta que el pobre animal huyó a la casa de una mujer que en ese momento estaba siendo acusada de ser una bruja. Al día siguiente, el padre y el hijo vieron a la mujer que vivía en la casa. Ella estaba cojeando y magullada, por lo que asumieron que las brujas podían convertirse en gatos negros por la noche para pasear sin ser observadas. Esta creencia se extendió a los EE.UU. con los primeros colonos y se mantuvo firmemente durante los juicios de brujas de Salem.

Incluso hoy muchas personas piensan que los gatos negros traen mala suerte. En Halloween, por ejemplo, los gatos negros son retratados en todo tipo de artículos decorativos, a menudo acompañados de brujas.

¿Y si hablamos de buena suerte?

Afortunadamente, hay algunos lugares en el mundo donde los gatos negros se consideran buena suerte. En Escocia, por ejemplo, se cree que un extraño gato negro que llega a tu casa trae prosperidad. En el resto de Gran Bretaña, un gato negro que se cruza en tu camino se considera buena suerte. Lo mismo vale para Japón.

Adoptar un gato negro

Desafortunadamente, los gatos negros son menos propensos a ser adoptados de un refugio que sus compañeros más coloridos. Así que la próxima vez que adoptes un nuevo amigo peludo, considera darle a un gato negro su hogar para siempre.

¿Y si hablamos de buena suerte?