1. Temas destacados
  2. Cuidados para gatos

Causas ambientales

El 99 % de todos los problemas con los filtros de las fuentes para gatos se deben a factores externos. Después de todo, los filtros se producen utilizando altas temperaturas, lo que no deja ninguna posibilidad de supervivencia para los organismos vivos. Si vives en un clima muy húmedo, cambia tu filtro con un poco más de frecuencia. Lo mismo ocurre si tu fuente es utilizada por perros, varios gatos o gatos que tienen acceso al aire libre.

Consejos fáciles de prevención

Para mantener fresca el agua potable de tu gato durante el mayor tiempo posible, coloca la fuente en una habitación bien ventilada, lejos de la luz solar directa. Cuando el nivel del agua baje, no solo rellenes la fuente, es mejor que primero la enjuagues y luego vuelvas a llenarla. Y, lo más importante de todo: mantén la fuente funcionando continuamente, 24/7. Cuando el filtro permanece seco o húmedo, pero sin agua corriente durante un tiempo, los insectos, el moho y las bacterias tienen las condiciones perfectas para aparecer. Por lo tanto, desenchufa la fuente solo para limpiarla y rellenarla, y retira el filtro cuando la fuente no se utilice durante un período de tiempo prolongado. Recomendamos limpiar rápidamente el interior de la fuente una vez a la semana, mientras que la limpieza a fondo de todos los componentes con jabón para platos se debería hacer al menos una vez al mes.

Colores en el filtro: cómo manejarlos

Tono rosa pomelo

Aunque esta coloración parece fascinante, es potencialmente causada por una bacteria llamada Serratia Marcescens. Estos pequeños patógenos están presentes prácticamente en todas partes en nuestro entorno, aunque prosperan en condiciones húmedas. Si notas un color rosa pomelo en el filtro de la fuente, retíralo y deséchalo. Luego, limpia la fuente a fondo con agua y jabón para platos para asegurarte de que tu gato tenga acceso al agua limpia nuevamente tan pronto como sea posible. Serratia Marcescens no es muy dañina para los felinos sanos. Si tu gato comienza a mostrar signos de enfermedad, asegúrate de comunicarte con tu veterinario. Para evitar que las bacterias se acumulen en el filtro de la fuente en el futuro, asegúrate de mantener la bomba de la fuente en funcionamiento en todo momento (excepto cuando la rellenes o la limpies, por supuesto). Finalmente, no dejes el filtro húmedo dentro de la fuente cuando la apagues por un tiempo.

Polvillo negro

¿Has visto algún sedimento negro en el filtro o dentro del depósito de la fuente? Lo que ves son partículas de polvo de carbón activado que son tan pequeñas que lograron salirse a través de la malla del filtro. Sin embargo, no te preocupes, cantidades tan pequeñas de carbón activado no son dañinas para tu gato. Simplemente enjuaga bien el filtro y limpia y vuelve a llenar la fuente. Antes de poner un filtro nuevo, asegúrate de enjuagarlo bien bajo el grifo durante varios minutos, como se describe en el manual de instrucciones.

Manchas negras

Desafortunadamente, cuando aparecen puntos negros en el filtro de la fuente, esto indica un problema de moho. Desecha el filtro y limpia a fondo la fuente antes de volver a llenarla. Algunos tipos de moho pueden hacer que los gatos se enfermen. Asegúrate de contactar a tu veterinario en caso de que tu gato comience a mostrar signos de enfermedad. Para evitar la formación de moho en el futuro, asegúrate de mantener la fuente en funcionamiento las 24 horas del día, los 7 días de la semana y límpiala semanalmente.

Gusanillos

Como se ha mencionado anteriormente, dejar un filtro húmedo dentro de una fuente para gatos es una idea terrible. Sin agua que fluya continuamente a través de la fuente, las moscas u otros insectos podrían llegar al filtro y poner pequeños huevos que luego podrían convertirse en larvas. Afortunadamente, este problema es fácil de prevenir. Coloca tu fuente en un lugar fresco, reemplaza regularmente el filtro, limpia la fuente cada pocas semanas, y solo apaga y desenchufa la fuente para rellenarla y limpiarla. Si te preocupa la salud de tu gato, comunícate con tu veterinario. Podrá identificar las larvas y decirte los pasos a tomar.