1. Temas destacados
  2. Sostenibilidad

¿Qué es el compostaje?

El compostaje consiste en reciclar los desechos de alimentos y otros materiales orgánicos, y convertirlos en un fertilizante similar a la tierra que puedes usar para darle a tus plantas un impulso nutritivo. ¡Convertir la arena para gatos usada en abono tiene muchos beneficios, como la conservación del agua, la reducción de desechos y, por supuesto, ¡fertilizante gratis! Ten en cuenta que no toda la arena para gatos es compostable, así que asegúrate de revisar el paquete antes de continuar.

¿Qué es el compostaje?

¿Por qué no tirar la arena para gatos a la basura?

La arena compostable se descompondrá de forma natural, pero solo cuando las condiciones ambientales sean las adecuadas. En la arena para gatos, esto se traduce en que debe haber suficiente oxígeno y agua. La arena que se desecha en la basura terminará en los vertederos, que están tan apretados que muy poco oxígeno y agua llega realmente a la basura. Por lo tanto, la arena que llega allí tarda mucho en descomponerse, lo que básicamente define el motivo principal para comprar arena compostable.

Antes de empezar.

Para los que seáis hábiles en jardinería, la siguiente frase es un hecho: Siempre hay que lavar bien las frutas y verduras de cosecha propia antes de consumirlas. La razón es que la vida silvestre que visita tu jardín, como pájaros, ratones o incluso gatos callejeros, puede propagar patógenos a través de sus excrementos. Para reducir en gran medida el riesgo de cólicos, toxoplasmosis o tenia (Lombriz solitaria), mezcla tu abono casero con la arena para gatos usada, y elimina cualquier excremento de gato y grumos empapados de orina del arenero antes de comenzar a abonar. Aunque es muy poco probable que los gatos domésticos porten alguno de estos patógenos, es mejor prevenir que curar: lava siempre a fondo cualquier cultivo de cosecha propia.

¡Empecemos!

  1. Asegúrate de que tu arena sea compostable. Puedes encontrar esta información en el paquete.
  2. Retira las heces de tu gato y los grumos empapados de orina del arenero, y usa solo la arena restante para compostaje.
  3. Compra o construye un contenedor de compost y agrega una capa de aserrín, tierra u hojas secas en el fondo.
  4. Vierte encima una capa de arena para gatos usada.
  5. Cubre la arena para gatos con una capa de aserrín/serrín, tierra u hojas secas.
  6. Repite este proceso e incluso tómate la libertad de agregar otros materiales compostables como desechos de frutas o verduras.

Ahora, todo lo que queda por hacer es seguir repitiendo y airear regularmente tu compost para asegurarte de que entra suficiente oxígeno en el contenedor de compost. Si vives en un clima árido, quizás quieras agregar un poco de agua de vez en cuando. Después de aproximadamente 6 meses a un año, ¡tu compost estará listo para usar! ¡Disfruta!

Gato en la naturaleza