1. Flores de Pascua, muérdago, acebo y lirios

Antes de vestir la mesa con una variedad de flores festivas, es importante asegurarse de que sean seguras para los gatos. Las flores de Pascua son muy populares durante la temporada navideña, pero su savia puede alterar el estómago de tu gato. El muérdago causa los mismos problemas gastrointestinales relativamente leves, pero en casos raros, tu gato puede desarrollar problemas cardiovasculares como resultado de la ingesta. El acebo no solo es puntiagudo, sino que las hojas y las bayas también son venenosas y provocan babeo, vómitos y diarrea. Finalmente, y lo más importante, ¡cuidado con los lirios! Estas flores son increíblemente tóxicas para los gatos y pueden resultar letales cuando se ingieren. Incluso el polen es peligroso, por lo que, en un hogar con gatos ¡los lirios están definitivamente prohibidos!

2. El árbol de Navidad

Si bien los árboles de plástico son relativamente seguros, los «reales» presentan algunos peligros ocultos. Los árboles comprados en tiendas a menudo se tratan con conservantes tóxicos y retardadores de fuego que pueden enfermar a tu gato si los ingiere. Además, los árboles producen savia de pino que puede alterar el estómago de tu gato y dejar caer sus hojas en forma de agujas que pueden causar obstrucciones gastrointestinales o, en casos muy raros, perforaciones intestinales. Para conocer más peligros ocultos, lee nuestro artículo Spotlight sobre cómo tener un árbol de Navidad a prueba de gatos.

El árbol de Navidad

3. Guirnaldas, espumillón, cabello de ángel y nieve artificial

La nieve falsa es muy bonita, pero cuando tu gato ingiere grandes cantidades de esa sustancia, puede enfermarse gravemente. Por otro lado, las guirnaldas o espumillón y el cabello de ángel representan un peligro más inmediato. Mientras que las guirnaldas o espumillón están hechos de plástico, el cabello de ángel es en realidad vidrio muy finamente hilado. Ambos deben mantenerse alejados de tu gato, ya que es muy probable que estas decoraciones causen obstrucciones intestinales graves si se ingieren.

4. Bolas de nieve de navidad

Mientras permanezcan intactas, las bolas de nieve de navidad son perfectamente seguras para tu gato. Es lo que hay dentro lo que es peligroso. Las bolas de nieve de navidad están llenas de etilenglicol, también conocido como anticongelante. Este líquido es tan increíblemente tóxico que, si tu gato ingiere hasta 1/8 de cucharada por 500g de peso corporal, esto puede resultar letal. El etilenglicol es muy atractivo para los gatos debido a su sabor dulce, por lo que siempre debes mantener las bolas de nieve de navidad y el anticongelante fuera del alcance de tu gato.

Bolas y adornos de cristal

5. Bolas y adornos de cristal

Todos esos adornos navideños brillantes y colgantes son excelentes juguetes, o eso cree tu gato. Cuando las bolas de cristal se rompen, los fragmentos pueden dañar las sensibles patas de tu felino. Asegúrate de colgar cualquier decoración que se pueda romper cerca de la parte superior de tu árbol, para que quede fuera del alcance de tu gato.

6. Luces navideñas enchufadas 

Algunos gatos son masticadores empedernidos. Si tu gato es uno de ellos, asegúrate de mantener los cables fuera del alcance de tu gato para evitar que se electrocute. Una opción aún más segura son las luces navideñas que funcionan con pilas con un compartimento para pilas que se pueda cerrar con tornillos.

7. Velas

Las velas son uno de los peligros más obvios en la época navideña. No es probable que los gatos huelan la llama, pero pueden quemar sus sensibles bigotes o su suave pelaje con solo pasar por delante. Para evitar que ocurran accidentes, olvida las velas «reales» y cambia a velas LED con un compartimento para pilas que se pueda cerrar con tornillos.

8. Hilos para la carne

Los gatos tienden a tener fascinación por los hilos y las cintas, pero los hilos para carne que se utilizan para atar la carne de tu asado navideño son, por supuesto, aún más atractivos para tu gato. Lo que los hace más peligrosos es que su desaparición pasa desapercibida, tu gato podría robarte el hilo pensando que es un tentempié. Para evitar asfixia u obstrucciones gastrointestinales en tu felino, siempre vigila a tu gato cuando haya hilos para la carne cerca.

Comida humana

9. Comida humana

Sabemos que es tentador compartir una cena navideña con tu gato, pero hay varios alimentos que son deliciosos para los humanos, pero peligrosos para los gatos. El alcohol y el chocolate son algunos de los clásicos, pero ¿sabías que incluso el ajo, la cebolla, las uvas y las pasas pueden enfermar gravemente a tu gato? Lo siento gatito, ¡no hay pudín de Navidad para ti, es por tu propio bien!

10. Ropa navideña para gatos

Tu gato puede verse muy guapo con su ropa diminuta, pero el pobre animal a menudo no es muy fan de su atuendo festivo. Los gatos estresados ​​entran en pánico fácilmente y pueden lastimarse o algo peor. En lugar de ponerle un traje de Papá Noel a la fuerza a tu gato, intenta ponerle un collar festivo. A la mayoría de los gatos no les importa usar un collar, y tu amigo felino lucirá excelente.