Web Oficial de Catit

Encontramos dos gatitos

En Catit, tenemos varios empleados socialmente comprometidos. Una de ellas es Laurien (se pronuncia Lorin). Los días de semana, es redactora con nuestro equipo de Catit Basecamp, mientras que los fines de semana, es voluntaria como Técnico de Emergencias Médicas. Un día, cuando estaba de guardia médica, Laurien estaba mostrándole una foto de sus gatos a otro técnico cuando esta persona mencionó que había visto a dos gatos que parecían estar viviendo detrás del garaje del servicio de ambulancias.

Ganarse su confianza

Naturalmente, Laurien fue a investigar y, efectivamente, encontró una hermosa gata blanca y negra de pelo largo y su gatito que era simplemente demasiado adorable. El pequeño era increíblemente esponjoso y una copia casi perfecta de mamá gata, solo que mucho más pequeño. Ni mamá ni su gatito permitían que nadie se acercara, pero cuando se les ofrecía comida, la pareja salía de su escondite para llenar su barriga. Mientras que el gatito salía corriendo al menor ruido, a mamá gata no parecía importarle mucho la compañía humana e incluso ronroneaba cuando la tocaban mientras comía.

YouTube

By loading the video, you agree to YouTube’s privacy policy.
Learn more

Load video

Encontrarle un hogar para siempre

Como mamá gata y su gatito claramente no eran salvajes, Laurien decidió que continuaría ganándose la confianza de los gatos con la esperanza de poder reubicarlos hasta encontrar adopción. Se acercó a varias organizaciones de rescate de gatos pero todas le pidieron a Laurien que encontrara a los gatos un hogar permanente ya que todos los refugios para gatos de la zona estaban llenos. Este fue un gran revés, pero afortunadamente Joris acudió al rescate. Joris es uno de nuestros especialistas en informática aquí en Catit, y él y su esposa habían estado pensando en adoptar un gato desde hacía un tiempo. Así que, acordaron darle tanto a mamá gata como a su gatito un hogar para siempre lleno de amor. ¡Hechos los unos para los otros!

Atrapar a mamá y su gatito

Después de unas semanas de ganarse su confianza, había llegado el momento de que los gatos dijeran adiós a su vida en la calle y se mudaran con Joris y su esposa Hannelore. Tratar de atrapar a los felinos no fue fácil, y el primer intento fracasó miserablemente ya que los felinos se asustaron por el tráfico que había ese día en el garaje de al lado.  El segundo intento, que tuvo lugar unos días después, tuvo éxito de inmediato, en parte gracias al transportín Catit Cabrio con su práctica apertura superior.

¡Bienvenidos a casa!

Después de que fueron capturados, mamá y su gatito fueron trasladados inmediatamente a su nuevo hogar, que estaba a solo 20 minutos en coche. Se les dio su propia habitación, llena de juguetes, cestas y escondites. Después de unas semanas, los gatos se habían acostumbrado a su nuevo entorno, por lo que era hora de que fueran llevados al veterinario para que se les pusiera un microchip y los vacunaran, así como para esterilizarla y castrarlo. Hasta entonces, los gatos no tenían nombre, pero a Joris y Hannelore se les ocurrieron nombres maravillosos. La gata mamá se llamaría Panda y su gatito, que resultó ser macho, se llamaría Pooky.

YouTube

By loading the video, you agree to YouTube’s privacy policy.
Learn more

Load video

¿Cómo están?

¡Panda y Pooky están muy bien! Pooky ha crecido hasta ser casi tan grande como su madre, pero en el fondo sigue siendo un gatito. Le encanta abalanzarse sobre su madre y atrapar su cola hasta que ella se molesta y lo regaña. Si bien Pooky era muy tímido al principio, ahora es un gatito seguro de sí mismo al que le encanta acurrucarse con sus humanos en el sofá. ¿Y Panda? ¡Pues claramente también se une a las tardes de sofá y mantita!