Web Oficial de Catit

  1. Mi Gato
Jun. 20, 2023

En este artículo

¿Por qué los gatos corren como locos?

Bueno, cuando los corren como locos (en inglés se le dice “zoomies”) son ráfagas aleatorias de energía durante las cuales un gato salta y corre por la casa sin razón alguna. Estos episodios de hiperactividad duran unos minutos como máximo, pero cuando ocurren por la noche, esos minutos pueden sentirse una eternidad. Durante estos episodios de locura y energía, tu gato también puede saltar sobre muebles estilo parkour o saltar sobre presas imaginarias.

¿Es normal que mi gato corra como loco de vez en cuando?

Sí, lo es. De hecho, es tan común en los gatos, que hay un nombre científico para ellos: FRAP (por sus siglas en inglés), que significa Períodos de Actividad Aleatoria Frenética. Todos los gatos los experimentan, pero si tienes un gato que vive principalmente al exterior, es posible que nunca hayas notado una de estas explosiones de energía aleatorias.

¿Qué causa que los gatos corran como locos?

No hay evidencia científica sobre por qué exactamente a los gatos les dan esos episodios de locura. Una de las teorías sugeridas es que los gatos se ponen a correr como locos por aburrimiento. Sin embargo, incluso los gatos activos que viven en exteriores tienen estos episodios hiperactivos, por lo que esta hipótesis no parece muy lógica. Los “zoomies” también podrían ser causados por una sobreestimulación, o por un cambio en el entorno del gato, como tener un juguete nuevo o haber movido muebles.

¿Cuándo debo preocuparme por los episodios de hiperactividad de mi gato?

Mientras los episodios de hiperactividad de tu gato no causen ningún daño a tu hogar o a tu felino, generalmente no hay necesidad de preocuparse por esas explosiones de energía. De hecho, que corra como loco puede ser una señal de que tu gato está feliz, saludable y lleno de energía. Sin embargo, si tu gato de repente comienza a correr como loco con bastante frecuencia y nunca lo había hecho antes, podría ser un signo de un problema de salud subyacente, como irritación de la piel, hipertiroidismo o estrés. Si te preocupan los episodios de hiperactividad de tu gato, siempre es una buena idea hablar con tu veterinario. Puede ayudarte a determinar si el comportamiento de tu gato es normal o si puede haber un problema subyacente que deba abordarse.